La organización es poder
De bueno a Mejor
Ricardo Rubio
www.ricardorubio.org

 El inmigrante es la historia de los Estados Unidos. No se puede concebir a los Estados Unidos sin la inmigración. El fenómeno de la movilización demográfica es la fuerza y el motor del desarrollo de este país. En la primera oleada de inmigrantes llegaron más de 50 mil convictos desde las islas Británicas y luego de Holanda. Después, más de 15 millones llegaron de diferentes partes Europa. En el siglo XX, más de 25 millones de personas, en especial jóvenes, a travesaron el océano.
 Desde la colonia hasta la actualidad, los Estados Unidos ha crecido y evolucionado gracias a la mano de obra extranjera. Más de 80 millones de personas obtuvieron la residencia permanente, entre 1820 y 2013. En los últimos tiempos, el poderío latino, viene posesionando al país a la vanguardia mundial. El censo del 2010 registró que en los últimos 10 años el número de hispanos aumentó en 43% hasta situarse en 50 millones y medio de personas, por encima de la población total de Canadá.
 Luego, el temor en los Estados Unidos no es la inmigración, sino la influencia hispano-latina que está formando comunidades y redes culturales de poder, como antes sucedió con la gente de color. El poder se da en diversas clases de organización: movimientos, grupos cívicos, asociaciones, etc., pero a lo que le teme el gobernante de turno es al poder de la organización sostenible, que no sólo reacciona, sino que está en acción permanente y plena.