Conexión Del Rio/ Ricardo Rubio, contributor

DEL RIO – A lo largo de mis 34 años como orientador espiritual, he tenido que escuchar diversos casos y traumas de la gente. He aprendido a mantenerme en el plano profesional y orientador, con todas las personas que atiendo y que vienen a mí, para que yo las guíe y las anime a salir de la situación en la que viven o en corregir las dificultades que están pasando.

El sistema y las técnicas que yo uso no son mías, las he tenido que estudiar con expertos que tratan de resolver problemas humanos. Los puntos que yo abordo en la conversación provocan una de tres reacciones: aceptación, indiferencia o rechazo. Las más leves y menos importantes son las que causan aceptación. A las que no se le da importancia provocan indiferencia o burla. Pero las que causan rechazo, dolor y rabia son los puntos que tocan la parte enferma. Esa área de la vida es la que hay que tratar, no con paños de agua tibia, sino con remedios eficaces y muchas veces con decisiones extremas.

Durante la conversación que tengo con la persona, que viene a la consulta, el punto que más trauma le causa, donde se siente atacada, incomprendida y con deseos de huir y evitar seguir hablando con fluidez, ahí en esos asuntos es donde hay que buscar la causa de su conflicto. El guía entiende que ese es el ambiente al que hay que aplicarle la medicina, así duela, arda y provoque malestares. 

Con ese ser humano, me siento comprometido hasta verlo liberado, exitoso, próspero, en todos los aspectos de su vida. Luego regresa agradecido por haberle ayudado a salir de su condición. Yo les pido que no rechacen mi ayuda, así los desconsuele y sea una tortura y un suplicio para la persona afectada. Yo sé y estoy convencido de que su vida puede mejorar en lo personal y profesional, en su liderazgo y ocupación.

Los líderes empresariales billonarios también buscan consejo. El magnate del casino Steve Wynn y el fundador de Salesforce.com, Marc Benioff, están entre los que llaman para recibir coaching de Tony Robbins. Emprendedores y empresarios, directores de escuela, autores y escritores, médicos, ejecutivos, entrenadores y nutricionistas, expertos en diversas áreas laborales, todos afirman que el fracaso es la madre del éxito, todos han necesitado un vehículo para mirar la vida, descubrir su misión, determinar lo que frena y qué se necesita para seguir avanzando. 

Todos los seres humanos triunfan cuando se hacen cargo de su propia vida, después de caminar sobre el fuego de brasas ardiendo. Estamos aquí para hacer diferencia en este mundo. Cuando tengas un problema, te pido que aceptes mi propuesta y si no es conmigo, busca ayuda profesional en otra persona.